El mismo amor, la misma lluvia

Por Paris Goyeneche

Es un film de Campanella por donde lo mires, pero de esos que son el antes de lo que hoy es Campanella. Salido a cartelera por el año 1999, tuve el placer de ir a verla en un cine con butacas, carameleros y toda la mar en coche.


La historia habla de Jorge (Ricardo Darín), de 28 años, que es una joven promesa de la literatura argentina, aunque en realidad vive de los cuentos románticos que escribe para una revista de actualidad. Una noche conoce a Laura (una preciosa Soledad Villamil), camarera soñadora que sigue esperando el regreso de su novio, un artista que está montando una exposición en Uruguay y del que no tiene noticias desde hace meses. Laura y Jorge se convierten en pareja y ella, convencida de que Jorge posee un gran talento, se empeña en que escriba literatura "de verdad". Pero la convivencia entre ellos se deteriora y su relación acaba en ruptura. A lo largo de casi dos décadas, presenciaremos las alegrías, las ilusiones, las desilusiones y la esperanza de estos dos personajes y su entorno, narrados con humor, emoción, grandes dosis de ironía y una pizca de sarcasmo.



Lo más interesante, más allá del plot de la película, es justamente el devenir de la historia de amor (que podemos ver en tantas otras películas) en una época álgida de la historia argentina, y cómo se entremezcla con los personajes en cuestión. La ambientación es impecable, y los personajes secundarios son parte de la historia personal de muchos de nosotros, y tantos otros, que tuvieron que salir del país entre 1976 y 1983. La actuación de Ulises Dumont (hombre que se extraña en la pantalla, tanto grande como chica) descolla, y casi hace de él mismo a lo largo de todo el largometraje.


De preferencia, lo recomiendo bien acompañado, un domingo a la nochecita, rodeado de buenos amigos. Aquí el link de Youtube para que puedan tener la experiencia.


https://www.youtube.com/watch?v=nOdH31MI5dA


Bon Appetit.

© 2020 KOINON

Suscribite gratis y recibí información