Oscar Alemán

Por Paris Goyeneche

Fue el cuarto de los siete hijos de la pianista Marcela Pereira (indígena qom argentina) y de Jorge Alemán Moreira (nacido en Uruguay), que tocaba la guitarra en un cuarteto de arte nativo, integrado por sus propios hijos, Carlos, Jorgelina y Juan. En 1915, con seis años de edad, se integra al conjunto familiar “Sexteto Moreira”. Allí se inicia bailando y cantando junto a sus hermanos. Es un conjunto folclórico de música y danzas nativas.


En este año viajan a Buenos Aires y actúan en el Parque Japonés, en el Teatro Nuevo y en el Luna Park. Más tarde, viajan a Brasil. Tras la muerte de sus padres en 1919, ejerce diversos oficios, gracias a los cuales va consiguiendo hacerse con algo de dinero, el cual se lo entregaba, en custodia, a un amigo hasta que por fin se ve en condiciones de comprarse una guitarra y de dedicarse a ella de manera profesional en salas de fiestas, formando el dúo “Los Lobos” con el guitarrista Gastón Bueno Lobo, con quien regresó a Buenos Aires en 1925, contratados por la compañía del actor cómico Pablo Palitos.


Allí forman trío con el violinista Elvino Vardaro, incursiona como autor de tangos junto a Agustín Magaldi, con quien graba un tema, y actúa junto a figuras como Carlos Gardel y Enrique Santos Discépolo. Graba con RCA Víctor música brasileña, fox trots, valses y tangos, tanto en formato solista como con “Los Lobos”.


En Europa, “Los Lobos” y el bailarín Harry Fleming realizan una gira, tras la cual Alemán se queda en Madrid y, más tarde, se presenta como solista en el Casino de París. En 1932 la bailarina estadounidense Josephine Baker lo convoca a una prueba, tras la cual trabajan juntos hasta 1938. Ya en solitario, realiza una gira, conociendo a Louis Armstrong y Duke Ellington, y toca con el guitarrista Django Reinhardt en el Hot Club de Francia, sala dedicada al jazz, donde tocaba la guitarra y bailaba a la vez.


De regreso a Argentina tras la invasión germana de 1940, logra un gran éxito con su tema “Rosa Madreselva”, y sigue triunfando con su estilo swing, dedicándose a actuar en distintos lugares.

En los años cincuenta, funda una escuela para jóvenes guitarristas sin medios económicos y no vuelve a actuar hasta 1971, cuando forma un quinteto de tres violines, contrabajo y batería con el que actúa como guitarra solista. Grabó su último disco en 1979, falleciendo en 1980.


Llegué a él de rebote, porque aprecio mucho la obra de una de sus influencias más marcadas con quien tocó repetidas veces, el gran guitarrista gitano Django Reinhardt. Lo podrán escuchar con ritmos de cavaquinho, de swing, de jazz, y un incipiente delta blues.


Ha hecho de todo. Un hombre virtuoso y generosisimo con las generaciones venideras, que ha dejado marcada una época de abuelos y músicos argentinos. Para compartir un rato con amigos. Ya saben, los álbumes de jazz se escuchan de a pedazos, porque de un tirón cansa.


Lo que les propongo aquí son parte de sus grandes éxitos, tres temas que se deben

escuchar porque son must:


https://www.youtube.com/watch?v=z34SBSAp8nA

https://www.youtube.com/watch?v=efmhMIfvqyQ

https://www.youtube.com/watch?v=Bm8s5WlI1xg


Uno de sus últimos álbumes, Alemán ‘72: https://www.youtube.com/watch?v=blH0BY-MQvY


Y un álbum tributo interpretado por su viejo amigo y socio, Walter Malosetti (padre de Javier

Malosetti) muy bueno: https://www.youtube.com/watch?v=ycQTMmAVIfU

© 2020 KOINON

Suscribite gratis y recibí información