La Argentina Liberal: Ni Próspera ni Estable.

El triunfo de la Argentina Liberal implicó innegablemente la construcción de un país nuevo, diferente. Fue como un nuevo punto de arranque. Y ese país tuvo signos muy visibles de progreso y de desarrollo, eso es absolutamente innegable. En los primeros años de implementación del modelo fue francamente exitoso en la medida que se pudo imponer y con el correr del tiempo comenzó a tener serios inconvenientes a la hora de implementarse. No resultó para nada sencillo para las sucesivas administraciones que siguieron a las de la organización nacional, llevarlo a la práctica.


En primer lugar, porque el país tenía algunos problemas que arrastra el día de hoy que volvieron a la economía argentina extraordinariamente inestable. Básicamente son dos: El primero son las restricciones externas. Es decir un país excesivamente dependiente de la evolución de economía internacional.


Cuando la economía global transitaba etapas de expansión como reflejo la granja argentina también se expandía. Pero cuando la economía internacional –y particularmente la economía británica- sufría alguna crisis, de las múltiples crisis de la economía capitalista tanto en el siglo XIX como en los primeros años del siglo XX, la economía argentina rápidamente los replicaba. Y entonces, atravesamos ciclos altamente expansivos seguidos de ciclos altamente recesivos y de depresión económica.



32 visualizaciones