Informe de Política Internacional N°26

Por Gonzalo Cueto

El camino a recuperar la normalidad, cada día se ve más lejano; en este sentido, la OMS refirió que posiblemente la vacuna contra el COVID no se encuentre el año entrante para todos los ciudadanos y, sumado a los rebrotes que está sufriendo Europa, se vuelve a poner en el centro de la discusión la Pospandemia. En los últimos meses, al margen de esta situación sanitaria, que provocó la caída de muchos pequeños negocios y el aumento del desempleo como consecuencia de la baja comercial, la constante lucha entre EEUU y China arrastró a todo el sistema financiero a nivel mundial a tomar sus resguardos y evitar una debacle.

Desde aquellas, disputas por el comercio y los aranceles, la detención de los directivos de Huawei en Canadá, las amenazas constantes a las sanciones, el levantamiento de los consulados de ambos países, y la acusación de que China es responsable del Covid, llegamos a estas tensiones crecientes. Nuevamente, China amenaza con disminuir la tenencia de los Bonos Americanos, y esto pondría en jaque al dólar americano, herramienta táctica de EEUU para disciplinar a muchos países con las sanciones económicas. Muchos son los países que siguen con atención al crecimiento de la deuda americana, la cual está creciendo de forma estrepitosa, a niveles similares a los de la Segunda Guerra Mundial, y el miedo a que sea insostenible preocupa. Ante este escenario, no solo Pekín analiza el desprenderse de los bonos del Tesoro Americano, sino que otros países van en el mismo camino.

Desde hace meses, vengo sosteniendo en distintos informes que tanto China como Rusia y otros países, están trabajando en sus monedas digitales, y en un sistema paralelo al sistema SWIFT (Sociedad para las Comunicaciones Interbancarias y Financieras Mundiales), al margen de aumentar sus reservas de oro, como respaldo real de sus propias monedas. Esto ya no llama la atención, y es un hecho al cual están encaminados todos los Bancos Centrales, y finalizará con la eliminación del dólar como moneda Fiat. En agosto, el yuan digital entró en pruebas con la moneda de Corea, y Rusia comienza a plantear que, desde el 2021, su Banco Central debería empezar a aceptar las distintas monedas digitales.

Las elecciones en EEUU tienen a todo el mundo en vilo. No solo representan una puja política interna, sino una contienda entre dos posturas muy diferenciadas sobre la relación con el mundo en general, y con China en particular. China, hoy, es el socio comercial más importante de Oriente y de Occidente. Ya China dejó de ser aquella que sólo hacia copias baratas, ahora es quien domina el mar, el comercio y parece ser quien también detiene el poderío militar; su avance por África y Asia hace suponer que no se detendrán en su construcción de poder.

En Medio Oriente, se está desplegando toda la política internacional de Trump, propiciando los acuerdos llamados históricos, entre Israel, Emiratos Árabes y Bahrein. Trump afirma que, en los próximos días, vendrán más acuerdos, mientras la tensión entre Israel y Hamas crece como consecuencia de la pandemia y de la caída de la actividad económica. Por otro lado, estos acuerdos hacen temer lo peor para Palestina. La Autoridad Nacional Palestina condena estos pactos, al considerarlos una "traición a su causa y un golpe a la solidaridad entre los países árabes", dado que los acuerdos socavan la "solución de dos Estados". Todos los anuncios de Trump, tanto en la política exterior como a nivel local, parecieran estar teniendo resultado, dado que acortó la brecha con su competidor Biden y puede soñar con su reelección.

Las empresas dueñas de las principales redes sociales, comienzan una campaña para eliminar las llamadas “Fake News” y, en este sentido, Facebook dio de baja la Empresa CLS Strategies, consultora responsable de las campañas difamatorias tanto en Bolivia como en Venezuela, a través de los grupos anti Maduro. La empresa TikTok finalmente cierra una alianza con Oracle para poder seguir presente en EEUU y evitar así el ultimátum de Trump, que vencía el pasado 12 de septiembre. Este acuerdo es singular para una Oracle centrada hasta ahora en el ámbito empresarial, saliendo así de su zona de confort, aunque como proveedor tecnológico parece que su papel no será el de supervisar o gestionar las operaciones de TikTok en Estados Unidos, sino el de simplemente ofrecer su vasta infraestructura en la nube, para que todas las operaciones de la empresa china en este país tengan garantía de inviolabilidad, y no queden expuestos a una potencial transmisión a servidores controlados por el gobierno chino.

La situación con Gran Bretaña sigue convulsionando la Unión Europea. Los conflictos no previstos con las aduanas interiores y el presunto desconocimiento del Premier británico sobre el Brexit, obligan a las autoridades europeas a exigir que el país isleño respete los acuerdos. Mientras tanto, el repunte de China hace que la UE comience a ver un escenario de crecimiento económico, frente a los rebrotes del Covid, que comienzan nuevamente a preocupar a Francia, España e Italia.

En cuanto a la región, las protestas violentas tanto en Chile como en Colombia dejan varios muertos y un escenario de descontento social, frente a los gobiernos y a las Fuerzas Policiales. Estas últimas fueron las responsables de los procesos desestabilizadores de los gobiernos de Rafael Correa en Ecuador y de Evo Morales en Bolivia. En El Salvador, la acusación de que el presidente Bukele realizó un acuerdo con la Mara Salvatrucha, más conocida como MS 13, ha puesto a su gobierno en un proceso crítico y pone en peligro su gobernabilidad, debido al fuerte enfrentamiento con la Corte Suprema y la Legislatura; en cuanto al Perú, se encuentra en un proceso de destitución del actual presidente por distintas denuncias cruzadas, y no es de extrañar que termine cayendo el Gobierno. El mandatario Martín Vizcarra acusa al presidente del Congreso, Manuel Merino, de conspirar para destituirlo mediante un proceso de vacancia, mientras busca frenar el procedimiento ante el Tribunal Constitucional.

A nivel local, el tema que nos ocupa es la caída de reservas, producto de la falta de dólares. Sigue en aumento la compra minorista de dólares, como también la demanda de los turnos en los bancos para ir a retirarlos, y posteriormente venderlos en el mercado informal. Ojo, no son los únicos que demandan dólares; los importadores, muchos de los cuales aceleraron compras dado el dólar barato y las compras con tarjeta de crédito en el exterior, que están en aumento, son quienes más están resintiendo las reservas. En contrapartida, son pocos los dólares que ingresan al país; en primer lugar, debido a la caída del turismo y la baja en las exportaciones. Esto es muy preocupante si consideramos que el 25% de las reservas del BCRA son dólares pertenecientes a los depósitos privados.

El Informe Monetario Mensual del Banco Central detalló que, en el segmento en dólares, el saldo de depósitos del sector privado alcanzó a USD 17.160 millones a fin de agosto, registrando un aumento de USD 180 millones respecto al cierre de julio. El aumento se concentró en las colocaciones en caja de ahorros de personas humanas de menor estrato de monto - hasta 10.000 dólares. Recordemos que el mayor problema del BCRA sigue siendo los Pases y las Leliq, las cuales aún siguen con tasas altas; al 1 de septiembre, se ubican en USD 42.700 millones. Estas situaciones han hecho que, en las últimas horas, se restrinja más el acceso al dólar ahorro y se le recargue un 35% más por adelanto de ganancias.

La primera señal del éxito de la reestructuración de la deuda y la postergación de pagos, es la fuerte caída del Riesgo País, y que muchos de los bonos comenzaron con buenas expectativas; la contrapartida es que aún las reservas no aumentaron.

Se presenta el presupuesto 2021 en el Congreso, el cual estima que, para el año entrante, tendremos una recuperación económica del 5,5% y un déficit del 4,5% del Producto Bruto; prevé una baja de la inflación al 28%, un dólar a $101,6 para diciembre del año próximo y destina más del 60% de los recursos a planes de seguridad social. Por otro lado, este año finalizará con un desequilibrio primario del 8% y un 2,5% del déficit, el cual se recuperaría en el próximo año por la mayor recaudación y la reforma impositiva prevista.

En sintonía con lo que vengo sosteniendo, el vicepresidente de la calificadora de crédito Moody 's, Gabriel Torres, advierte que Argentina no solucionó la situación de la deuda externa, sino que solamente ganó tiempo, y que en el mercado aún existen dudas sobre si realmente podremos pagar esta nueva reestructuración. Para ello, es necesario volver a crecer y generar empleo; hoy, la situación parece cada día más alejada y las empresas internacionales, como Falabella, tienden a irse del país, provocando una mayor caída en el empleo.

El presidente Fernández expresó, en la apertura de la Feria Internacional de China para el Comercio de Servicios (CIFTIS), que se celebró en Beijing de forma remota, que la “Argentina aspira a profundizar los lazos con la República Popular China en materia tecnológica". Esta lectura de política internacional es correcta; sin embargo, el fracaso argentino al intentar colocar a Gustavo Beliz al frente del BID, puso nuevamente en el tablero la falta de estrategia en materia internacional a largo plazo, y recordó a muchos el fracaso del gobierno de Macri en intentar colocar a la Canciller Malcorra al frente de las Naciones Unidas.

Mas preocupante es el hecho de que los países vecinos no acompañaron el planteo argentino, mostrando la debilidad diplomática que tenemos en materia de política exterior. Esto queda de manifiesto nuevamente en Uruguay, donde ya otras veces la Cancillería argentina rechazó un stand que promociona a Malvinas bajo el nombre “Falkland Islands” y como territorio separado de Argentina. La provocación se repite cada año desde 2015. Esto es parte de la política exterior argentina que tenemos que corregir frente a nuestros vecinos.


© 2020 KOINON

Suscribite gratis y recibí información