Informe de Política Internacional N°11

Por Gonzalo Cueto

Finalmente, se concretó la salida de Inglaterra de la Unión Europea y China parece posicionarse en ese país, dado que la llegada del 5G está casi finalizada a través de Huawei Technologies CO LTD. Sin embargo, hay cierta preocupación en la Unión Europea por la salida de Gran Bretaña, ya que temen un reposicionamiento dentro del sector financiero copiando el modelo de Singapur y así transformarse, quizás, en un nuevo paraíso fiscal para los europeos. En cuanto a EEUU, el anuncio de que Huawei avanza con el 5G hizo que las presiones para que se limite su accionar sean muy fuertes, logrando que Londres lo escuchara.


El “coronavirus” sigue avanzando por el mundo y contener la epidemia es difícil. Las calles de China se ven vacías, y esta cuarentena tiene una repercusión económica, dado que genera una parálisis en el resto de los países, tanto por la caída del consumo como por el parate de las fábricas; los ejemplos van desde las empresas Airbus, Honda y otras compañías automotrices (que producen autopartes allí) hasta Apple (FoxConn), etc. Otro de los puntos que está entrando en crisis es el turismo, los viajes aéreos y los eventos deportivos, como las Olimpiadas y las Carreras de Fórmula 1, inclusive en Europa. Los mercados bursátiles están en alerta y, nuevamente, el valor del dólar y el Yen vuelven a subir al igual que el oro, quien, por su parte, es uno de los activos más atractivos y que viene creciendo de forma continua. Es necesario estar atentos al S&P500 (El índice Standard & Poor's 500) debido a que es uno de los índices bursátiles más importantes de Estados Unidos, por ser el más representativo de la situación real del mercado, por lo que su tendencia guía al resto de las bolsas.


Otro de los activos a seguir en esta epidemia es el barril de crudo, que también tiene un papel importante debido a que China es el mayor importador de crudo, y la caída del precio es consecuencia del parate de varias ciudades y la cuarentena impuesta por el Estado. También la situación política y de tensión en Medio Oriente está afectando el precio del barril y, en este sentido, el norte de Siria pareciera haber entrado en una tensión entre rusos y americanos; recordemos que Putin visitó Turquía en el mismo momento que se generó el conflicto de IRÁN- EEUU. Desde ese momento, comenzaron las rispideces que, consecuentemente, provocan cierta inestabilidad en el precio del barril.


Al finalizar las reuniones en Israel, Trump, junto con Netanyahu, anunciaron la solución final al conflicto Palestino- Israelí, a partir de la creación de unas especies de islas palestinas dentro de un mar que sería Israel (estas islas palestinas estaría unidas por puentes y Palestina no tendría fronteras más que con Israel). Este intento de disgregar a los palestinos volvió a provocar la reacciones de la Liga árabe y los países que la integran, exigiendo que se respeten acuerdo previos y planteando que es una nueva provocación. El conflicto en la región es una constante en el gobierno de Trump, desde el reconocimiento de Los Altos del Golán como territorio israelí, hasta el reconocimiento de Jerusalén como capital.


Por último, los chinos acusan a los norteamericanos de hacer una campaña del miedo sobre el coronavirus y, si bien eso podría ser cierto, la realidad es que la caída de producción en China comienza también a afectar a la economía estadounidense, debida a que muchas de sus empresas tienen no sólo producción sino también distribución desde allí. Lo que hay que resaltar de esta crisis sanitaria es que China, en tan solo 10 días, construyó un hospital de alta tecnología, lo cual demuestra que, cuando el Estado conduce a la Economía, todo es posible.


La situación política en EEUU comienza a estar influenciada por la campaña presidencial; Trump finalmente dejó atrás el intento de juicio político y el resto de los candidatos comienzan una carrera para posicionarse como los posibles competidores del actual presidente. Entre ellos, se encuentra Hillary Clinton, quien ahora está luchando nuevamente para evitar que Bernie Sanders sea el representante Demócrata. Por otro lado, Nancy Pelosi se encuentra con una postura muy belicista contra Trump pero, a pesar de estas diferencias de posicionamiento dentro de su partido, ambos recibieron a Juan Guaidó como si fuese el presidente de Venezuela.

En cuanto a la caída de la economía china por culpa del Coronavirus, el primer efecto colateral es en Brasil y, con ello, viene detrás la Argentina (dado que Argentina depende directamente de Brasil y éste de China). Por suerte, la gira internacional que realizó el Presidente parece haber dado resultado, ya que Bolsonaro recibió al Canciller Argentino y Trump ofreció su ayuda a la Argentina en la negociación con el FMI, demostrando claramente que la relación bilateral con nuestro vecino más importante pasa por la Casa Blanca. Mucho también es mérito del Papa Francisco, que dió un fuerte espaldarazo al Ministro de Economía sobre las condiciones de pago ante el FMI en Roma. A este escenario se suma la invitación de una gira oficial en Rusia y los reconocimientos tanto de Alemania como de Francia para solucionar la situación.


Los niveles de inflación que se esperan para este año son algunos puntos menos que el cierre del 2019, si podemos esperar que exista una recuperación lenta de la económica que permita bajar un poco esos porcentajes y evitar el cierre de más empresas. El problema central es salir de los 180 días de congelamiento del combustible, y las tarifas públicas pues, acabado este tiempo, el problema residirá en ver como evolución estos índices. Recordemos que durante la gestión de Macri el ingreso de los trabajadores pasó de u$s589 en diciembre de 2015, a los actuales u$s 268. La Argentina perdió 9 posiciones en el ranking regional de salarios mínimos, y esto se transfiere a toda la economía del país. Quedó en evidencia que el sinceramiento de tarifas sólo facilitó la ganancia de las empresas y la fuga de capitales; la inversión real fue muy poca.


El gobierno tiene que pagar 3.75 millones de dólares de deuda por mes, y el mayor problema de Argentina es como generar las divisas suficientes para pagar esa deuda. La cuestión del coronavirus provocó una caída en distintos commodities y, actualmente, el mayor productor de divisas es el Agro, que, con la caída de la demanda china, también disminuyó. Además, los problemas financieros de Brasil nos dan un pronóstico muy dificultoso para nuestro país. En resumen, hoy el mundo está interconectado y, como lo mencioné en el informe anterior, la economía mundial crece o se achica en función de lo que le pasa a China.


La estrategia del gobierno de primero acordar con el FMI, implica hacerles entender que ellos rompieron sus propias reglas y el 80% de lo prestado por el organismo lo recibió Argentina, por ende son también responsables de esta situación. Argentina es pagadora serial, por eso es más fácil cerrar con el FMI, dado que es el acreedor privilegiado, y después garantizar la negociación a través del G7 y el G20.


Sin embargo, los mercados tienen cierta incertidumbre dado que aún no se sabe cuándo ni cómo se va a pagar, debido a que el plan de producción aún no está a la vista y la salida de la colocación de títulos y su fracaso, que derivó con el reperfilamiento de los bonos dual AF20, hicieron que el mercado internacional tomara medidas reaccionarias, provocando la caída de bonos y el aumento del riesgo país.


El Ministro de economía se presentó en la Cámara de Diputados y expuso parte del planteamiento al FMI y cómo salir de la situación heredada, donde dijo que no es factible que exista una reducción fiscal este año y que el FMI es responsable también de la crisis: “La deuda creció del 52% al 82% del PBI sin que haya aumentado la capacidad productiva del país", lo que implica una deuda imposible de pagar en estas condiciones. Por un lado, es necesario producir más y, por el otro, la quita tiene que ser suficiente como para dejarnos crecer, dado que, para pagar, tendríamos que crecer por arriba del 3%. Nos dejaron en una situación muy precaria y por eso es necesario hacer un análisis real de la deuda y quienes fueron sus responsables, para determinar la justa distribución de culpas. Es de destacar que el FMI prefiere renegociar con Argentina y no caer en una crisis institucional mayor, dado que el 80% de su capital está prestado al país, por eso existiría un aval del FMI para que la quita con los bonistas sea mayor a un 15%.


La situación es muy difícil para el país, y todo depende de cómo se renegocie la Deuda en todos sus sentidos y, a partir de ese punto avanzar. Una buenas señal fue que el Banco Nación salió a colocar créditos para las Pymes con una tasa de interés del 28% y, junto con las ayudas de la AFIP, generaron una primera reacción positiva para aumentar la producción, a partir de la canasta de útiles escolares.


Para finalizar, el mundo está complicado y nosotros dependemos 100% de ellos ya que, por un lado, podríamos reconocer abiertamente el Default que Macri nos dejó pero, por el otro lado, la salida del Reino Unido de la UE nos pone en la necesidad de negociar nuestro reclamo sobre Malvinas, dado que ahora no se encuentran con la necesidad de avalar la usurpación Británica y la cooperación puede ser bien vista. En este sentido, se puede avanzar en la cooperación sobre la explotación marítima de la zona de Malvinas y el mar del Sur, como también se puede incrementar la explotación petrolera o el desarrollo tecnológico y satelital, dado que la antena que poseía el sistema Europeo en Malvinas ya no está más.

14 vistas

© 2020 KOINON

Suscribite gratis y recibí información