El Triste

Por Paris Goyeneche

Héctor Francisco Gagliardi (1909 – 1984) fue un destacadísimo poeta, recitador y letrista de tango, conocido por sus poesías y textos en lunfardo. Fue el poeta que mayores ventas de libros alcanzó en la historia argentina (exceptuando a José Hernández con el Martín Fierro), alcanzando un millón y medio de ejemplares.


Este arquetípico porteño inicia su carrera a comienzos de la década del cuarenta y, de inmediato, gracias a la radio y a sus presentaciones en clubes y teatros, Héctor Gagliardi comienza a forjarse lo que, con los años, lo convirtió en un personaje de la mitología porteña. Lo suyo fue describir escenas emotivas de la vida cotidiana a través de versos sencillos, que exaltaban un sentimiento melodramático gracias al mejor e irremplazable instrumento que poseía, su voz, sus inflexiones tan particulares, como quien habla durante un interminable suspiro o está casi sollozando.


Nació en el barrio de Constitución, en la calle Lima al 900, viviendo durante su infancia y juventud en el barrio de San Telmo. Reconocido hincha de Racing Club, llegó a escribirle más de un poema.​


Fue íntimo amigo del poeta Celedonio Flores (el Negro Cele), quien lo impulsó a recitar sus versos en público. Lo hizo por primera vez en un bar de la cortada Carabelas, centro nocturno tanguero por excelencia. Esa misma noche, lo escuchó un productor y lo llevó a Radio Belgrano, donde recitó sus poesías en el programa de Jabón Federal, alcanzando gran éxito popular.


Su apodo de El Triste proviene de su debut, que fue en vísperas de la Segunda Guerra Mundial, recitando el poema Reyes Magos, una emotiva composición sobre la guerra, los niños y los juguetes. Su primer poema fue Medianoche, al que Aníbal Troilo puso música pero nunca grabó.

Llama la atención que, habiendo sido tan reconocido en su época, hoy se hable tan poco de él.


Tomé contacto con su obra de manera incidental y a través de Youtube. Se han hecho grabaciones discográficas donde él mismo recitaba sus poesías, sobre los temas más diversos de la vida argentina de su época. El fraseo de los versos es redondo y bien declamado. En sus temáticas, siempre hay alguien enfermo, o una madre que sufre, creo que como en toda letra de tango. Lo fino de su trabajo es la capacidad que tiene de recrear las escenas en nuestras mentes, agregando cuadros costumbristas de un país que ya se ha ido. Recomiendo escuchar de a dos o tres. Más de eso causa un estado emocional muy frágil, porque podes llegar llorar a moco tendido. Pero hace bien, porque toca una cuerda dentro de nosotros que llama a hacernos mejores personas.


Comparto con ustedes tres poemas: “El padre”, “La maestra”, y “El almacén”. Si aguantan un cuarto, “Los Reyes Magos”. Los PowerPoint son un poco remanidos. Lo que hay que rescatar es siempre al artista y su voz.


132 vistas

© 2020 KOINON

Suscribite gratis y recibí información